• Diego Balbuena

Tree Top Manu II: Diamante [Español]

Updated: Apr 22

Leer las entradas anteriores: Tree Top Manu I: Primeros Días

05/05/16 – 13/05/16

El jueves 5 de mayo salimos rumbo a un albergue cercano a la Comunidad Nativa de Diamante a las 8 a.m. En el camino, paramos en una playa a almorzar e ir al baño. Por ahí vi unas huellas de un gato pequeño, probablemente un ocelote. No le pude tomar fotos porque estábamos un poco apurados. Luego, paramos en Boca Manu para comprar provisiones: galletas, pan, queso, golosinas, etc. Pasamos por la unión de los afluentes del Río Alto Madre de Dios y el Río Manu, donde se puede ver como dos ríos de aguas de distintos colores se unen. Llegamos alrededor de las 2 de la tarde al albergue donde pasaríamos la segunda semana, luego de habernos encallado justo al frente de la playa donde íbamos a bajar. Todos tuvimos que bajarnos del bote y nos pusimos a empujarlo en dirección a aguas más profundas.

Encallados frente a la playa del albergue. Foto: Andrew Whitworth


El segundo día empezó el trabajo. Fuimos a trepar tres árboles para colocar cámaras, pero solo tuvimos tiempo para colocar dos, porque no estaba claro en qué rama debía poner la primera cámara y, al demorarme buscando un lugar y tratando de acomodarme, se me adormecieron las piernas y tuve que bajar. Jenny subió después para acomodar la cámara mientras practicaba, ya que no lo había hecho antes. Antes de ir al segundo árbol, Andy había ido a tirar la línea de trepado con el big-shot y nos comentó que mientras estaba ahí vio un perro de monte (Speothos venaticus) seguido de otro más pequeño y de color medio plateado; creemos que puede ser la coloración de los juveniles o que solo vio dos perritos que se escaparon de la comunidad de Diamante. Luego de colocar dos cámaras de las tres planeadas cerramos un buen día comiendo frijoles con papa y berenjena, y tomándole fotos a una rana cornuda (Ceratophrys cornuta) que encontraron Lawrence y Julio justo cuando salían a hacer transectos de herpetofauna.

Ceratophrys cornuta


En la mañana del tercer día fui a ver lo que Lawrence y Julio habían traído del herp-box. Habían dos serpientes colgadas en el cordel de muestras, una Clelia clelia que Jenny encontró afuera de la cocina y una Oxyrhopus melanogenys que trajeron del herp-box, además de una Phyllomedusa tomopterna. Luego de tomarles unas fotos, fuimos a revisar las trampas de mariposas con Tasayco; sin embargo, las mariposas fueron lo de menos. Empezamos bien encontrando dos lagartijas nueva para la lista de especies de Diamante (Alopoglossus angulatus y Kenthropys palviceps), vimos una ardilla roja (Sciurus sp., probablemente S. spadiceus), una tortuga (Phrynops cf. raniceps) nueva para las listas de CREES y una gran Morpho achilles en la trampa.

En la noche, luego de procesar una Plica umbra, salimos con Tasayco a muestrear herpetofauna en un herp-box. La noche se veía mala, no conocíamos bien la trocha así que teníamos un GPS, se veían relámpagos en el horizonte que pronosticaban una tormenta venidera, y salimos un poco tarde porque tuvimos que esperar que se cocinen las papas y zanahorias de la sopa. El camino era confuso, ya que habían abierto nuevas trochas para esquivar árboles caídos y éstas no estaban en el mapa. En el camino, Tasayco vio una serpiente en un arbusto; era una boa arbórea (Corallus hortulanus). Seguimos en búsqueda del último de la trocha principal, escuchando los truenos acercándose cada vez más. La batería del GPS dejó de funcionar cuando estábamos cerca al árbol 6, así que abandonamos la búsqueda del árbol 10, el último de la trocha principal, y decidimos muestrear el 6, después de haber dado vueltas en círculos como en las películas; era como si nos íbamos hacia el este y llegamos a la trocha de nuevo por el oeste. No encontramos nada interesante en el herp-box aparte de una rana de lluvia (Pristimantis sp.); sin embargo, encontré un nido al lado de la trocha entre el césped que parece ser de alguna serpiente. De regreso los rayos iluminaban cielo y tierra y no necesitamos las linternas para ver toda la pista de aterrizaje. Nos quedamos un rato en la pista disfrutando de los rayos que atravesaban las nubes en el cielo y así culminó la noche.


Antes de salir a trepar debíamos alistar el equipo: cámaras, correas para las cámaras, brújula, cinta métrica, cuchillo, cámara digital, equipo de trepado, equipo de vegetación, binoculares, comida, agua, snacks. Lo más probable, al igual que todos los días, es que me haya olvidado de algo. Como el machete, la red para mosquitos… o algo más. Un día olvidé las correas de las cámaras y tuve que regresar más de 2 kilómetros a la velocidad de la luz, ida y vuelta. Al final podíamos haber usado la driza blanca (una cuerda delgada) que dejamos en los árboles como línea de trepado (otra cosa más que me olvidé en la lista anterior). Si no es algo relacionado al equipo de trepado, como perder el GPS (otra más) o el machete, también se nos han olvidado individuos en bolsas plásticas que recolectamos para analizar en el albergue; como este lagarto (Enyalioides palpebralis), extremadamente molesto por haberlo olvidado, que encontré mientras hacía un transecto de frutos y semillas.

Enyalioides palpebralis


Cada vez quedaban menos días en Diamante y en algunos muestreos, como el de mariposas, era una lucha contra el reloj para poder completar todo el esfuerzo de muestreo. No solo competimos contra el tiempo, sino también contra las adversidades del campo. Mosquitos, abejitas, el/la calor (calxr), las tormentas, las enfermedades… Tratamos de protegernos contra todas, pero hasta un pequeño charco que se formó luego de una tormenta nos puede ganar.

Recuperándome después de un resbalón, bañazo y remojón de nido de paucar. Foto: Diego Sanchez Q.



Al estar en contacto con pobladores de distintas comunidades, es un deber aprender lo más que se puede de su cultura o cultura local. Luego de Diamante nos fuimos a Romero por unos días, localizado en un bosque primario (muy antiguo) dentro del Parque Nacional del Manu, seguido de Shipetiari. El año pasado ocurrió un incidente luego que un grupo de Mascho Piros incursionó en la comunidad de Shipetiari. Nyamtatka nomole, que significa “ya me voy, hermano” en Yine; algo a tomar en cuenta por si nos encontramos un Mashco Piro en la trocha. A pesar de saber esto, sus dialectos son muy cerrados y variados. Segundo, el encargado del albergue donde nos estamos quedando, nos compartió algunas palabras y frases en Yine y Machiguenga.


La última noche, llegaron del MLC Santiago y Willy, los motoristas, trayendo a Gareth y Rodrigo, el nuevo pasante, para quedarse hasta terminar Shipetiari y tal vez la última semana que parece será en MLC. Se unieron porque habíamos perdido a un miembro del equipo en el camino de Shintuya a Diamante, y otro en Diamante, por motivos personales.

Nos despedimos de Diamante con 2 herp-boxes y una última revisada a las trampas de mariposas. Para el herp-box nos dividimos en dos grupos ya que faltaban 5 transectos. Mientras Tasayco y Ruth se fueron por toda la pista de aterrizaje para llegar a los últimos árboles, yo fui con Jenny por  el camino principal. En el camino encontramos diversas ranas, salamandras y lagartos, algunas que no había visto antes y otras nuevas para la lista; encontramos aún más durante el herp-box.

En zonas afectadas por caza, minería y tala ilegal (los mineros y madereros también cazan), las poblaciones de primates grandes como los aulladores (Alouatta spp.), maquisapas (Ateles spp.) y choros (Lagothrix spp.) se reducen estrepitosamente, ya que son fuente de alimento fácil de encontrar para los cazadores. Lawrence y Andy tuvieron la suerte de observar un grupo de aulladores rojos (cotomonos, Alouatta sara) mientras realizaban un transecto de aves. La reducción del número de primates grandes, hace que las poblaciones de primates pequeños como los frailes (Saimiri spp.), tocones (Callicebus spp.), pichicos (Saguinus spp.), machines (Cebus spp; Sapajus spp.), entre otros, crezcan en número por la mayor abundancia de alimentos.

La última mañana, cuando llegó el grupo de mariposas, terminamos de mover todo el equipaje y equipo al bote para dirigirnos a Romero. Mis expectativas para Romero, a pesar que nos quedamos solo tres noches, eran muchas; como dije, es un bosque primario dentro del Parque Nacional del Manu, al cual he querido ir desde mi infancia. Las especies que encontramos ahí fueron algunas que no esperaba ni tampoco conocía, ¡y sobre ellas les contaré en la siguiente entrada!

#Ecology #Mammals #CameraTrapping #Herpetofauna #Arboreal #TreeTopManu #Rainforest