• Diego Balbuena

Tómate tu foto con el mono y compártela con tus amigos en Facebook

Updated: Apr 22

Tras visitar la Comunidad Nativa de Maizal, debatimos por qué no hacerlo.


Luego de una visita a la Comunidad Nativa Maizal como parte del IV Curso de Ecología Tropical y Técnicas de campo en la Estación Biológica Cocha Cashu, debatimos sobre ciertos aspectos que nos habían llamado la atención. Uno de los temas principales fue Margarita, como llamamos a una pequeña maquisapa (Ateles chamek) que vive en la comunidad.

Margarita, la pequeña maquisapa. Foto: Ana P. Peralta Aguilar


Las comunidades nativas subsisten de la caza, además de otras actividades. Los primates como Margarita son una base importante de su dieta. La presencia de crías de animales o animales silvestres en las comunidades nativas es muy común, y una de las razones por la que ocurre es porque cuando cazan a la madre se quedan con la cría como mascota. Cabe resaltar que, a pesar de que estas crías pueden morir en algunos casos, generalmente viven libres y no están enjauladas como ocurre con los individuos que llegan a la ciudad, sobrevivientes del tráfico ilegal.


Los que trabajamos con fauna tenemos la oportunidad de relacionarnos directa o indirectamente con los animales que estudiamos y es nuestro deber compartir la información que aprendemos o descubrimos sobre ellos con los demás. A veces, es necesario manipular a los animales para identificarlos o tomarles una foto para su posterior identificación. El problema surge cuando publicamos fotos con un animal silvestre, y nuestros amigos que no tienen la oportunidad de jugar con un maquisapa o darle de comer a un guacamayo, también quieren vivir esa experiencia. Esa, según nos explicó la Médico Veterinario Ana P. Peralta que formó parte del curso, es uno de los factores que fomentan al incremento del tráfico ilegal de animales silvestres, el cual ocupa el tercer lugar como mercado ilegal más grande en el mundo después del armas y drogas.


Existen centros turísticos donde tienen animales silvestres encerrados ilegalmente, con dietas y ambientes inadecuados, además de animales nocturnos que los exhiben de día, alterando sus patrones de actividad y afectando su salud, todo esto con el objetivo de atraer turistas, para que ellos también tengan la oportunidad de tomarse una foto con un animal silvestre y compartirla en las redes sociales. Además, como nos explicó Ana, no es solo el daño físico, fisiológico y psicológico que puede sufrir el animal. Muchas de las enfermedades que provienen de animales silvestres  están pobremente estudiadas y se conoce poco sobre el desarrollo de estas enfermedades en los humanos y como tratarlas. Por ejemplo, como compartimos ancestros comunes con los primates, también compartimos parásitos. En comunidades nativas, al estar los humanos en contacto directo con primates, la transmisión de parásitos es común.


La controversial historia de Pepelucho el pacarana (Dinomys branickii), un roedor nocturno que come frutos, hojas y brotes, que se encuentra en estado vulnerable.


Amigos y familiares, cuando vayan a algún centro recreacional donde tengan animales silvestres como atracción, no les puedo impedir que se tomen una foto, porque yo también lo he hecho, pero recuerden que al publicarla como algo “bueno” o “bacán”, no solo están teniendo más likes, también están apoyando, de cierta manera, al incremento del tráfico ilegal de fauna en el Perú. Por favor, en lugar de publicarlo, presenten una queja, y denuncien.


Para denuncias, contactarse con:

Administración Técnica Forestal y de Fauna Silvestre (ATFFS) Lima

Teléfono:+51 1 4600873

Av. Arnaldo Márquez 1895, Jesús María 15072, Perú

Ó escribe a denunciafauna@gmail.com

#fauna #maquisapa #pettrade #tráficoilegal